Febrero la luz crece

Febrero la luz crece

Febrero, la luz crece

La luz que crece con febrero es el alimento que guía a nuestros ojos en la dirección que centran su mirada. Buscar la luz no es una quimera, es estar en condiciones de aceptar que incluso cuando nuestros ojos están cegados por la más profunda oscuridad, nuestro corazón puede iluminar el camino de la vida. Prende la llama de tu corazón a cada momento, con cada persona, con toda situación buena o mala que te toque vivir. Quien sabe encender la luz de su corazón está en condiciones de iluminar toda su existencia.

Mira tu vida, pero siempre con los ojos de amor que tienen todas las madres, con la visión de paciencia que posee el anciano, con la perspectiva con que ha sido dotado el sabio, con la distancia que alcanza el iniciado. Así alcanzarás la auténtica luz de la divinidad.

Si te gusta los artículos sobre Espiritualidad puedes visitar

Síguenos en las redes sociales

Artículos sobre Espiritualidad

1 2