las nueve virtudes vikingas

Nueve nobles virtudes Vikingas

Las Nueve Nobles Virtudes de los Antiguos Nórdicos (Vikingos)

Antiguamente, durante los siglos VI y X de nuestra era, los pueblos vikingos fueron el referente artístico y cultural de Europa, especialmente fuera del ámbito cristiano. Tras la caída definitiva del Imperio Romano en 476 d.C. la cultura y el arte así como el comercio fueron solamente mantenidos por los pueblos del norte; que no hallaron oposición hasta el s. IX con el emperador Carlomagno.

El esplendor de esos pueblos estuvo íntimamente ligado a una religión própia, la nórdica, cuyos orígenes pueden remontarse largamente en el pasado con la aparición de las primeras tribus celtas y germánicas; casi un milenio antes de Cristo. Como muchos recordarán, las tribus germanas resistieron el embate del Imperio Romano durante los primeros tiempos del Imperio con la Dinastía Claudia. Los Romanos jamás llegaron más allá y los germanos y nórdicos pudieron prosperar fuera de las fronteras septentrionales del Imperio.

Pero más allá de la religión, aunque muy ligado a la misma, los nórdicos poseían un código moral y de conducta que debía respetarse si uno quería ser honorable. El incumplimiento del código podía acarrear problemas y castigos sobre el transgresor; no solamente en vida, sino también después de la muerte.

A continuación detallaremos estas Nueve Nobles Virtudes: Coraje, Verdad, Honor, Fidelidad, Laboriosidad, Hospitalidad, Disciplina, Confianza y Perseverancia.

LISTA DE Las nueve NOBLES virtudes VIKINGAS

1 – Coraje: El valor era requerido en todas las personas, un coraje que debía servir para afrontar todas las dificultades de la vida, las batallas, los tiempos difíciles y sus creencias. El coraje era necesario para el día a día, para cumplir las misiones que a uno se le presentaran y hacer frente a las adversidades de todo tipo sin desfallecer.

2 – Verdad: Jamás se podía faltar a la verdad, tanto en lo religioso como en lo mundano. Uno no podía renegar de sus creencias, ni obligar a otros a seguirlas. No estaba permitido mentir, aún cuando pudiera ir la vida en ello. Es importante destacar que los nórdicos también respetaban otras verdades, pero no permitían la mentira en los suyos en ningún aspecto.

3 – Honor: El honor repercutía en el renombre y reputación, manifestaciones externas de algo más complejo. La persona honorable era aquella que actuaba de acuerdo a los principios morales y religiosos, que defendía la verdad y cumplía sus promesas. El honor era un estado espiritual en el que la persona se acercaba a la divinidad (divinidades) y seguía rectamente los principios.

4 – Fidelidad: La fidelidad no se refiere únicamente a la fidelidad material que nos une a un líder o a un cónyuge; sino que la verdadera fidelidad la debemos a los dioses. Es con ellos, en la mitología nórdica, que debemos ser fieles. Agradecerles los bienes que nos otorgan, rogarles por lo que necesitamos y no olvidarles. Del mismo modo uno debe respetar a sus antepasados y ser fiel a sus progenitores y ancestros. Uno debe tratar de vivir acorde con los dioses.

5 – Laboriosidad: Se decía antiguamente que los dioses no favorecían a los ociosos. Cada uno tiene su papel en esta vida, y debe tratar de cumplirlo. No solamente debe uno trabajar y ganarse la vida honradamente (nunca mejor dicho), sino que además debe estudiar y atender a los dioses. Si abandonamos nuestras responsabilidades también los dioses nos abandonan a nosotros.

6 – Hospitalidad: La hospitalidad nos conmina a tratar a los demás con respeto y dignidad. No hace referencia solamente al hecho de atender y alojar en nuestra casa al viajero y al necesitado, sino que también nos dice que debemos ser hospitalarios con aquellos que lo necesiten. Es decir, debemos practicar la caridad y ayudar aquél que lo necesite o al que nos lo pida sin esperar nada a cambio.

7 – Disciplina: Es con nosotros mismos con quien debemos ser disciplinados, no con los demás. Esto quiere decir que debemos cuidarnos de hacer lo correcto, de no desviarnos del camino verdadero. La autodisciplina es la que nos va a permitir avanzar y no caer en la ociosidad. Sin disciplina seremos seres desequilibrados; por ello uno debe tener la disciplina necesaria para no olvidar cuales son sus obligaciones a todos los niveles y mantenerse así equilibrado.

8 – Confianza: Uno debe tener confianza en sí mismo, en sus posibilidades y en los dioses. La confianza es aquello que nos permite no tener dudas sobre nosotros mismos, pues si la duda tiene lugar es cuando empezamos a perder fuerza y llegan las inseguridades. Solamente aquel que confía en si mismo es capaz de avanzar con libertad.

9 – Perseverancia: Para los nórdicos el mundo es un lugar imperfecto (como también para otras religiones) que debe mejorarse, en el que las cosas no vienen de modo sencillo. Por ello es importante perseverar día a día para mejorarnos y conseguir alcanzar nuestras metas. Vamos a caernos muchas veces, pero debemos ser fuertes y perseverar, no rendirnos. Solo así conseguiremos alcanzar nuestros objetivos.

Estas son las Nueve Nobles Virtudes Vikingas, un código cuya vigencia es tan actual como lo era en su momento.

Contrariamente al aspecto de bárbaros que se les ha querido dar desde la civilización mediterránea, especialmente por parte de la religión católica, los vikingos eran un pueblo muy avanzado y al que se le deben grandes innovaciones técnicas y culturales.

No nos dejemos engañar entonces por las apariencias, o guiar por sus conceptos, distintos a los nuestros, quizás, en lo a que la divinidad se refiere. Pues detrás de todo ello, subyace el sustrato importante que debemos atender.Y

Y tu, ¿crees que tu modo de vida encaja dentro de las nueve nobles virtudes vikingas?

JUEGO COMPLETO DE RUNAS

Puedes aprender más sobre runas
navegando al listado completo de runas

Juego de runas a la venta

Más sobre Runas y Tarot

Síguenos en las redes sociales

Otros artículos sobre Runas

1 2 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.